lunes, 28 de febrero de 2011

Extra de calabaza, cap.3: Recuerdos olvidados.

Capitulo 3.- Recuerdos olvidados.

En diez minutos llego Ann. Al ver como estaba la casa me ayudo a limpiar y después subimos para mi habitación. Ann empezó a sacar libros, libretas y un estuche de la mochila que había traído, yo me la quede mirando, pensando si estaría bien que le contase sobre Ness o no…

-¿Qué haces? Ya se que soy muy guapa, pero tampoco es para que te quedes embobada mirándome.
- Perdona, solo pensaba…

Se me quedo mirando extrañada, yo mientras me fui a coger mis libretas y mi estuche. Me dirigí a mi estantería, que estaba repleta de libros de magia y fantasía. También habían varias películas, algunas relacionadas con los libros que también tenia, otras de dibujos animados de cuando era mas pequeña. Por un momento pensé que Ness y el extra de calabaza podría ser un simple sueño por leer tantos libros, pero era demasiado real.

-Oye Ann…
-Dime
-Esto… tengo que contarte una cosa…
-Si lo que me vas a decir es que te gusta Nell, ya lo sabia.
Note como la cara se me ponía como un tomate.
-No, no quería decir eso…
-Pero no iba equivocada, ¿verdad?
-He estado en otro mundo- Dije, ignorando su ultimo comentario.- un mundo paralelo o algo así…
-Lo que te pasa a ti es que ves demasiadas películas.
-Te lo digo en serio, si supiese como poder llevarte y que lo veas…
-Si claro, a mi no me lleves a sitios raros eh…
-había un chico, se llamaba Ness, vivía solo en una casita de madera, en medio de la nada.
-Bueno, eso ya me va interesando…
-Que graciosa.
-Venga va, a los deberes.
-¿No me crees?
-No…
-Ven, que te lo demuestro.

Le extendí la mano para que me la pudiera coger, ella hizo lo esperado y la dirigí hacia la cama. Me tumbe y le indique que hiciera lo mismo.

-Y ahora, ¿Qué? .- Me pregunto.
-Pues no lo se, todas las veces que he llegado a ese mundo estaba tumbada en la cama…
-¿Ves? Un sueño ¡Un sueño! Te quedabas dormida y soñabas con ese Ness, que pena… Ya me había hecho ilusiones de tener novio, por fin.
-No es un sueño… te lo demostrare…
Ann volvió al escritorio y se puso a escribir en su libreta. Yo hice lo mismo.

Estuvimos toda la tarde haciendo los deberes del instituto, parecían interminables. Pero conseguimos acabarlos a tiempo.

-Aun es pronto.-Dijo Ann consultando su reloj de muñeca.- ¿Quieres que vayamos a algún sitio?
-Si… vayamos a la biblioteca.
-Para eso podríamos haber ido a la biblioteca a hacer los deberes.

Salimos de mi casa dirección a la biblioteca. Era un bonito día soleado, el cielo estaba azul sin ninguna nube. Y una dulce brisa me rozaba la cara. Un día perfecto para ir al campo. Pasemos por delante de la parada del autobús, justo cuando paso el autobús que nos llevaba al colegio.

-Míralo el desgraciado, cuando lo necesites no llegara, y cuando no lo necesitas siempre esta en la parada, esperando…

Me reí, tenia mucha razón. De pronto note que alguien me observaba, mire hacia el autobús y vi a un chico joven mirándome detrás del cristal. Clavo sus ojos en los míos y sonrío. Una sonrisa malvada que nunca podré olvidar. Pero esos ojos yo ya los conocía… Me gire para avisar a Ann de lo sucedido.

-Ann, mira ese chico, ahí dentro, me esta mirando…
-¿Qué chico?.- Dijo, mirando hacia el autobús.- Talvez le gustes…
-Ese que esta sentado al final, me estaba mirando y me ha sonreído, me han dado escalofríos… Pero me sonaba mucho, como si ya le hubiese visto…
- No hay nadie…

Me gire hacia el autobús, que ya se estaba marchando, y vi que mi amiga tenia razón, ahí no había nadie…

-¡Se habrá bajado! ¡Estaba ahí! ¡Te lo juro!
-Alice, ¿te encuentras bien cariño? Primero lo de Ness, y ahora esto… Vamos a la biblioteca va.
Talvez Ann tenia razón, algo me sentiría mal, no debería de haber bebido en el karaoke, si, talvez es eso…


Una vez ya en la biblioteca empecé a buscar información sobre Ness, pero no encontré nada. Pensándolo bien solo sabia su nombre, o ni eso, si quiera sabia si era su nombre real. Estuve buscando horas y horas, y al final me rendí. Así que decidí buscar libros de mundos paralelos. En el ordenador me salio un listado de mas de 1000 libros sobre ese tema, así que decidí rendirme definitivamente y ya buscaría algo. Y justo cuando iba a cerrar la pagina, un nombre me llamo la atención. En la pantalla del ordenador, entre miles de nombres, había uno: “Pierce Verbat, Marilyn”. El titulo del libro era “ Extra de calabaza”. Mire hacia donde ponía el estado del libro, estaba cogido y el día que finalizaba el préstamo aun estaba lejos…

-Ann, mira lo que he encontrado, “Extra de calabaza” de Marilyn Pierce Verbat.
-Anda, se apellida igual que tu, que casualidad, ¿no?
-Y el extra de calabaza… Pero lo tienen prestado ya, ¿Crees que me dirán quien lo tiene?
-No, por privacidad de sus usuarios, así son las leyes.
-No me lo dirían ellos, pero si me lo dirás tu… Atenta…

Me dirigí a la mesa donde estaba la bibliotecaria. Era una chica joven con su pelo marrón perfectamente liso. Llevaba unas gafas a la ultima moda y un traje de marca, no parecía la típica bibliotecaria de un pueblo cualquiera.

-Hola, buenos días.

La bibliotecaria dejo el ordenador y me miro por encima de las gafas mientras masticaba chicle.

-Buenas tardes, ¿que querías?
-Si, eso, buenas tardes… Bueno, es que estoy interesada por un libro y quería sa…
-¿De que libro se trata?.- Me interrumpió la bibliotecaria.
-Pues es “Extra de calabaza” de Marilyn Pierce Verbat.
-Un momento por favor.- La bibliotecaria empezó a teclear en el ordenador. Mientras vi como Ann pasaba por las estanterías que estaban situadas al lado de los ordenadores de las bibliotecarias para poder ver la pantalla.- Si, aquí esta, pues nos sale que esta prestado ya.
-¿Y me podría decir quien o algo?.- Vi como a Ann se le ponían los ojos de plato y se reía.
-Lo siento, pero me es imposible, pero si quiere puedo reservártelo desde aquí.
-De acuerdo, gracias.
-¿Eso es todo?
-Si, gracias.

Me fui a encontrarme con mi amiga de nuevo, que seguía riéndose, no se había apuntado el nombre ni la dirección de nadie en ningún sitio, y conociendo su memoria dude que pudiese localizar el libro…

-¿Y bien?.- Le dije finalmente.
-No te lo vas a creer.
-¿El que?
-El libro lo tiene Nell, hace dos días que se lo llevo. Lo debe de estar leyendo aun, pero si quieres vamos a buscarlo las dos…
-No, ya iremos otro día, ahora ya es tarde, Mi tía esta apunto de llegar, y si nota que no estoy…
-De acuerdo, ¿entonces nos vemos mañana en clase?
-Si.
-Hasta mañana pues.

Vi como Ann salio de la biblioteca y fue a coger el autobús. Yo me espere un rato mas para salir, para asegurarme que no me viese, no creo que le hiciese gracia saber que fui a buscar el libro sin ella… Salí de la biblioteca y me dirigí a casa de Nell. También es casualidad que lo tuviese él… Ya era de noche, se veía una luna llena preciosa, pero por la calle aun había mucha gente. Oí a una madre enseñándole a su hija la luna llena, diciéndole “Mira cariño, eso de ahí es la luna, no es una farola eh, aunque lo parezca” No pude evitar girarme para mirar como se veía desde ahí la luna para pensar tal cosa, pero alguien, o algo, me lo impidió.

De pronto me encontré rodeada de oscuridad, no había nada a mi alrededor, ni nadie, solo yo. Escuche una voz.

-Vaya vaya vaya, que grande te has hecho, Alice.
-¿Quién es?
-¿No me reconoces? Normal, solo tenias un añito la primera vez que me viste…
-¿Quién eres? ¿Dónde estas?
-Como te pareces a tu madre… Y tienes el mismo pelo que tu padre y todo.
-¿Tu… conocías a mis padres?
-Que lista la niña.

Apareció una imagen delante de mi, eran mis padres, estaban conmigo en una casa, había un cachorrito de perro muy bonito. Podía escuchar algunos fragmentos de la conversación.

-Mira Alice……cumpleaños….-Decía mi padre.
-Es ….. Ti cariño, ¿te gusta?

veía como una pequeña Alice balbuceaba alguna cosa, pero no lograba entender el que.

-Mira cariño, ya tenemos nombre …….. Perrito.
-Si, le llamaremos…..ss.

-Bueno, creo que has tenido suficiente.

La imagen se desvaneció y en su lugar estaba el chico del autobús. Con sus ojos penetrantes y su sonrisa malvada.

-¡Tu! ¡Tu eres el del autobús!
-Uy, si que es lista si, pero aun hay muchas cosas que o sabes, muchas.
-¿Y tu las sabes?
-Yo lo se todo guapa, todo. También se que has estado con ese tal Ness, ¿no sabes quien es verdad? No sabes nada de el… Y aun y así vas con el…
-Tampoco se nada de ti…
-Llegara el día en que lo descubrirás todo y tendrás que decidir, el o yo…- Lanzo una risa malévola, daba escalofríos.- Ya nos veremos, princesita.

Cuando me di cuenta, estaba en medio de la calle parada. Delante mío estaba la luna llena, brillando, alumbrando la ciudad. parecía que no había pasado el tiempo. Me gire para ir a casa de Nell, confundida, cuando me choche con alguien.

-Buf, vaya nochecita… perdone…
-Alice, perdón, ¿te encuentras bien?
-¡Nell!

El guapísimo de Nell estaba justo delante mío, sonriéndome, llevaba un libro en la mano.

-Justo ahora iba a tu casa.
-Que casualidad haberme encontrado en el camino pues… ¿Y que querías?
-quería un libro que tienes tu de la biblioteca, lo necesito.
-¿Este? .- Me enseño el libro que tenia en las manos de manera que pude ver la portada. En ella había una casita de madera en medio de un prado verde, y detrás de ella un árbol que sus frutos eran calabazas. No me hizo falta leer el titulo.
-Si, ese. Me gustaría leerlo.
-Me imagine que te gustaría leerlo, por eso compre uno en la librería, de echo acabo de comprarlo… así que, toma, para ti.
-¿Cómo sabias tu que…?
-Perdona Alice, pero tengo que irme, tengo cosas que hacer, nos vemos mañana en el instituto.
-Si…

Nell se marchó corriendo, y yo me quede mirando el libro que tenia entre mis manos.

-Bueno, hora de volver a casa, supongo…

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Extra de calabaza, cap.2: Ness y el extra de calabaza

Capitulo 2
Ness y el extra de calabaza


Capitulo 2.- Ness y el Extra de calabazas.

Al llegar al karaoke me encontré con una Ann cabreada en la puerta, no vi a Neel. Ann empezó a echarme un sermón, pero no la escuchaba, solo buscaba a Neel.

- ¡Y es que siempre llegas tarde! Yo no se co…
-¿Y Neel?
-Oye, no me cortes cuando te estoy hablando, que soy mayor que tu.
-¿Dónde esta Neel?- Insistí.

En ese momento le vi corriendo por la calle hacia nosotras, él tampoco había llegado aun, Ann me había mentido.

-Me mentiste… - Le dije al darme cuenta.
-Es que si no, no te darías prisa…
-¡Hola chicas! Siento haberos hecho esperar.
-No importa Neel, yo acabo de llegar. ¿Entramos?

El propietario del karaoke nos llevo por un largo pasillo, lleno de puertas a ambos lados. Cada puerta tenia un cristal redondo donde se podía ver a la gente que había dentro de cada sala cantando con sus amigos.

-Sala 10, esta está libre, podéis cantar las canciones que queráis, ahí tenéis la lista de canciones y la carta de bebidas, supongo que sabéis como va.- Nos dijo el propietario, y se fue sin decir nada mas.

Nosotros tres nos quedamos mirando como se marchaba el hombre por el pasillo, hacia la entrada.

-¿Y si no sabes como va?.- Dije, indignada.
-Pues te las apañas, vamos va.
-Yo si que se como va.-Dijo Neel.- No es la primera vez que vengo.
-¡Genial! ¡Entonces a divertidnos se ha dicho!

El karaoke cerraba a las 5 de la madrugada, así que estuvimos cantando hasta bien entrada la noche, bebiendo cubata tras cubata, la noche es joven, y yo ya tenia mis dieciocho años. Y sabia lo que me esperaba en casa mas me valía disfrutar ahora.

Después de seis horas seguidas cantando como locos y bebiendo, decidimos que ya era hora de marcharnos, yo ya empezaba a ver doble, así que decidieron acompañarme a casa los dos.

-No te preocupes Ann, ya la acompaño yo.
-¿De verdad? No quiero que te sea una molestia, yo debería de estar en casa ya pero no pasara nada si os acompaño un trozo, además, tu no sabes donde vive…
-Si que lo se, le acompañe por la tarde a su casa, no te preocupes Ann, estaremos bien.

Neel me cogió como pudo, supongo que pesaría demasiado para el, yo no me aguantaba en pie casi.

-Una buena has cogido… Nota mental: No dejarte beber tanto la próxima vez que salgamos.

Ann se rió y le ayudo a pasar mi brazo por los hombros de Neel.

-Mea culpa - Dijo Ann.- Debería haberte avisado creo, no es la primera vez.
-No pasa nada, ya nos veremos Ann, gracias por la ayuda, y me lo he pasado muy bien hoy, deberíamos quedar otro día.
-Si, nos vemos el lunes en el colegio.

Llegue a ver como se iba Ann hacia la parada del autobús, ella era la que vivía mas lejos del karaoke de los tres, así que aun tenia un rato para llegar a casa. Yo agradecí a todos los dioses del planeta de vivir cerca, no quería ser una molestia para Neel y ahora lo estaba siendo.

-Neel, lo siento… - logre decir, con mucho esfuerzo, aguantando las arcadas que tenia.
-No pasa nada Alice, tendríamos que haberte controlado mas.

Otra vez, su sonrisa… Verle así hizo que me olvidase por mi increíble dolor de cabeza momentáneamente.

-Oye Neel, no me dijiste que tenias un hermano gemelo.
-Si, el es Leen. Leen, te presento a Alice. - Dijo riéndose.
-Encantada Leen.

Después de eso no recuerdo nada, me parece que me dormí o me desmaye, o bueno, algo me paso. Al volver a abrir los ojos me encontré en la puerta de mi casa. Neel me pidió que sacara las llaves. Me costo trabajo encontrarlas en mi bolso, pero cuando las encontré se las di a él y abrió la puerta.

-Bueno, ya estas en casa. Dios mío, ¿Qué ha pasado aquí? .- Dijo al ver como había quedado todo después de la fiesta de cumpleaños de mi prima.- Espero que no tengas que limpiarlo tu… - sin saberlo, Neel dio justo en la diana.- ¿Dónde esta tu habitación?
-Arriba, al fondo del pasillo…

Neel me llevo hasta mi habitación y me dejo tumbada en mi cama, me dio un beso en la frente de despedida y vi como se alejaba de mi. Le llame.

-Neel, no, no te vayas, por favor. - Vi como se giro al escucharme y se quedo parado frente la puerta.- Quiero estar contigo, no te vayas, por favor…
-Esta bien.- Dijo acercándose de nuevo, se arrodillo al lado de mi cama y apoyo los hombres en ella.- Me quedare hasta que te duermas, pero luego me iré.
-Gracias Neel…-En ese momento, en el que no podía controlar mi cuerpo, me gire como pude hacia el y le abrasé.- Te quiero.

Y le bese, son darme ni cuenta me deje llevar por mi cuerpo, solo fue un diminuto beso de un segundo, pero a mi me pareció demasiado. Después de eso, me quede dormida. Neel no dijo nada, solo sonreía, me arropo con las sabanas de la cama y se alejo.

-Yo también Alice… Yo también te quiero.



Al día siguiente no recordaba nada, en la cabeza aun sentía como si una banda de música heavy estuviera haciendo su mejor concierto a todo volumen. Me encontré en mi cama, aun con la ropa. Solo logre recordar que fuimos los tres al karaoke y estuvimos cantando y bebiendo y después… después…

-¡Oh no! .- Me levante sobresaltada al recordar lo que paso.- Neel me acompaño a casa porque me emborraché, dios mío que vergüenza…

Mire el reloj despertador de mi mesita, marcaba las diez, de la mañana supongo, se veían rayos de sol por la persiana bajada.

-¡Oh no, que tarde es! Tengo que ir a clase y yo aquí en la cama, me volverán a castigar.

Me levante de la cama corriendo, cosa que hizo que la cabeza me doliese mas. Maldecí a todo y cogí mi uniforme, me di una ducha rápida y me vestí, baje las escaleras corriendo intentando no caerme, me dirigí a la cocina y me tome una pastilla para la resaca, estaba bebiéndome el agua cuando me percate de que estaba mi prima sentada en el sofá comiendo patatas fritas en medio de todo el desastre de su fiesta.

-¡Pero Marina! ¿Que haces aun ahí? Vamos a llegar tarde.
-¿A dónde?
-A clase…
-Pero que dices Alice, hoy es sábado.- Tenia razón mi prima, por suerte era sábado.- Si que te sienten mal las resacas a ti…

Me quede mirándola, eso quería decir que tendría que llamar a Neel para pedirle disculpas.

-¿Y tu madre Marina? ¿Qué no ha visto todo este desastre?

Su madre y la mía eran hermanas, pero desde que mis padres murieron en un accidente yo tuve que venirme a vivir con mis tíos y mi prima Marina, en su palacete.

-Si, lo ha visto, y me ha dicho que lo recojas tu.- Si, seguro, en todo caso serás tu la que tenga que recogerlo, que por algo fue tu fiesta.

Pase de ella y volví a la habitación, lo sabia, sabia que me tocaría a mi limpiar todo eso, si es que la princesa de la casa nunca puede hacer nada, no vaya a ser que se rompa en pedazos… Me tire a mi cama y decidí descansar un poco mas, pero antes tenia que llamar a Neel. Me volví a levantar y cogí mi móvil. Cuando iba a marcar me di cuenta de que no me sabia su numero.

-Oh no… lo que faltaba.

Me volví a tumbar en mi cama y escuche el sonido de un papel. Me senté sobre la cama y vi que me había tumbado sobre una hoja de papel. Lo leí:

-Querida Alice,

Ayer tuve que acompañarte hasta casa debido a la situación que estabas, espero que hayas dormido bien y ahora estés mejor, llámame cuando te despiertes, estoy preocupado por ti.

Neel

P.D.: Se me olvidaba, mi numero de teléfono es el 610369258-


Mis sospechas se confirmaron, fui a coger el móvil de nuevo y marque su numero, después del tercer tono contesto.

-¿Neel?
-Soy yo, ¿Quién es?
-Soy Alice.
-Ah, ¡Alice! Buenos días preciosa, ¿Cómo te encuentras hoy?

-Preciosa…- Note como me ponía colorada.

-Bien, gracias. Yo te llamaba para pedirte disculpas y…
-Ah, no te preocupes.- Dijo el restándole importancia.- Solo hice lo que haría un buen amigo.

Me pude imaginar su bella sonrisa que seguro puso en ese momento, me volví a poner colorada.

-Pero te fui una molestia, tener que acompañarme hasta casa… ¡Arrastrándome encima!
-Que no pasa nada mujer, oye esto…
-si, dime
-¿Qué recuerdas de lo de ayer?

No entendí porque me preguntaba eso ahora, aun así le conteste.

-Pues recuerdo que no tiremos un buen rato en el karaoke con Ann, que yo bebí demasiado y que me acompañaste hasta la puerta de mi casa.
-¿Hasta la puerta de tu casa?
-Si.
-¿No recuerdas nada mas?
-Pues no…
-Vale, estonces nos vemos el lunes en clase, hasta otra Alice.
-Neel, muchas gracias por todo, eres un gran amigo. Hasta el lunes.

Escuche como colgaba desde el otro lado del teléfono. Me volví a tumbar en mi cama, ahora ya mas tranquila. Me dormí enseguida.

¿Dormí? No lo se muy bien… Me volvía a encontrar en aquel descampado de césped verde. Esta vez si que habían árboles, pero sus ramas estaban vacías, como los árboles en invierno. De nuevo empecé a andar. Me volví a encontrar la casa de madera de ayer. Esta vez decidí entrar, la curiosidad ponía conmigo, era algo de mi naturaleza. Me acerque poco a poco la casa y subí las escaleras del porche. Mire por una de las ventanas, pude ver un comedor enorme, con muebles de madera. había un banco de madera en la pared de la izquierda, debajo de otra ventana. En el centro, sobre una alfombra, había una mesa redonda con cuatro sillas. En la pared del frente había una vitrina con figuritas hechas a mano con bambú y madera y había una preciosa vajilla, todo de madera también. Ahora entendía porque habían tan poco árboles. El comedor me encanto. No parecía haber nadie en casa, así que me auto invité a entrar. Me dirigí de nuevo a la puerta de entrada, estaba abierta.

Al entrar me encontré con un pasillo donde habían 3 puertas, dos a los lados y una al fondo. Me imagine que la puerta de la derecha era el comedor. A un lado del pasillo habían unas escaleras que subían a otro piso. Primero decidí mirar mas de cerca el comedor, así que entre por la puerta de la izquierda. Tal y como pensé, ese era el comedor, que desde dentro parecía mas grande. Pude ver que debajo de la ventana por donde estaba mirando había una mesita llena de fotos. En ella pude ver a un chico joven, no mucho mas grande que yo, unos dos años o así mas. Junto a el, en el suelo, se podía ver a un perrito, precioso. Al lado había otra foto en la que se veían al mismo muchacho mas joven, parecía tener unos diez años en esa foto y al lado el mismo perro, pero de cachorro, que monada. No tarde en darme cuenta que la mayoría de fotos que habían eran del mismo perro. Durmiendo, jugando, comiendo… Y el fondo de las imágenes parecían ser en esa casa. Todas las fotos estaban enmarcadas con marcos de madera, hechos a mano.

Salí del comedor y me dirigí a la puerta que había justo enfrente, era la cocina, estaba llena de armarios donde guardar la comida y otras cosas. también había un caño por donde caía agua. Me acerque y puse la mano bajo el chorro de agua. Estaba fría, como el agua que sale de las fuentes en los pueblos de montaña. No sabia si era potable o no, aun así, decidí en beber un poco. El agua estaba riquísima, me recordó a un día que fui con mis padres a un pueblo de montaña. Mis padres eran escaladores, siempre iban a escalar, les encantaba estar rodeados de naturaleza.

Mire por unas de las ventanas de la cocina, esa era la que daba al exterior, donde había estado hace unos momentos, después me dirigí a otra ventana, a su lado había una puerta trasera. Al mirar por la ventana me di cuenta de que había un jardín, y en medio del jardín un árbol enorme, el mas grande que había visto jamás en mi vida. Pase por la puerta hasta el jardín y me acerque corriendo al árbol. Sus hojas eran blancas y desprendían un brillo que hipnotizaba por su belleza.

-Precioso, ¿Verdad?

Escuche una voz que me hablaba a mi espalda, me había quedado tan embobada con el árbol que ni me di cuenta de que alguien había entrado en casa. Me gire y vi al chico de las fotos, ni rastro del perro. Me sorprendí tanto que tropecé con una de las arréeles del árbol que sobresalían del suelo.

-No te asustes, tranquila, no te haré nada.- me dijo, acercándose a mi y ofreciéndome su mano.- Mi nombre es Ness.
-Yo soy Alice, siento haber entrado en tu casa sin permiso, yo…- Dije, cogiéndole la mano que me ofrecía y levantándome del suelo.
-No hace falta que te disculpes, esto… Alice, ahora esta también es tu casa.

No entendí a que se refería con lo que ahora también era mi casa, pero preferí ignorarlo.

-¿Qué es ese árbol? Si puedo saberlo…
-Es un árbol que da calabazas, se llama Extra de calabaza. Dicen que es mágico.
-¿Calabazas? - Por un momento pensé que me estaba tomando el pelo, pero me fije en el árbol y vi que era cierto lo que me decía, en el árbol habían calabazas.- Pero, eso es imposible, las calabazas no salen de los árboles.
-Pues aquí si. Empieza a acostumbrarte.
-¿Y tú me podrías decir donde estoy ahora? Yo estaba en mi cama, durmiendo y…

En ese momento me di cuenta de que ya no me dolía la cabeza ni estaba mareada, se me había pasado la resaca. Ness se rió, no contesto. Entró al interior de la casa y se dirigió al comedor. Yo le seguí. Ví como se sentaba en el banco que hace unos momentos yo miraba por la ventana.

-Todos estos muebles… ¿Los has hecho tú?
-No, ya estaban hechos cuando llegue yo aquí, lo único que he hecho yo han sido esas figuritas que vez en la vitrina y los marcos de fotos.
-Entonces, ¿No has estado aquí siempre?
-No exactamente.
-¿No exactamente?

De nuevo no contesto, se volvió a levantar y se puso a mirar las fotos. Ví en su mirada tristeza y melancolía, recuerdos de una vida triste ya pasada.

-¿Ese es tu perro?
-Era. Siempre iba conmigo, éramos grandes amigos, mi único amigo de echo…
-¿Estás aquí solo?
-Ahora ya no

Se giro hacia mi y pude ver un su rostro una sonrisa triste. Fue hacia la vitrina y saco uno de los vasos de madera.

-¿Quieres algo para tomar?- me preguntó.
-No gracias, yo debería de volver…- vi como su rostro se ponía mas triste aun.- ¿Tú sabes como puedo volver a casa?

Escuche la música de mi móvil. Vi el rostro de Ness por última vez, parecía que iba a llorar, estaba muy tiste. De pronto vi el techo de mi habitación y me di cuenta de que había vuelto. Cogí mi móvil que no dejaba de sonar, vi que era Ann la que llamaba. Conteste.

-¡ALIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIICE! - Tuve que apartarme el móvil de la oreja para no quedarme sorda.- ¿Cómo te encuentras? Estaba muy preocupada por ti.
-Hola Ann, estoy bien, gracias, pero casi me quedo sorda…
-¿Sorda? ¿Por qué? Va, que mas da, escucha Alice, que ahora voy para tu casa a hacer los deberes, ¿de acuerdo? Nos vemos luego, adiós.

Y colgó, no me dio tiempo a contestarle. Yo me levante de mi cama pensando en el pobre Ness, quien seria y porque estaría ahí solo… Baje al comedor y me di cuenta de que todo estaba hecho un desastre.

-Buenos días, bella durmiente- Me dijo mi prima, que seguía sentada en el sofá, temía que hubiese echado arréeles.- ¿Aun no ha limpiado el comedor la señorita? Me temo que van a castigar a alguien…
-Si, a ti…

De pronto me sentí como si alguien me golpease la cabeza con un bate de baseball, la resaca volvía. Deseé volver a esa casita de madera y seguir hablando con Ness, pero no paso nada, seguía allí de pie.

-Va venga, o mi madre se enfadara mucho.

No me quedaba otra que limpiar…

Extra de calabaza, cap.1: Un nuevo mundo.

CAPITULO 1
UN NUEVO MUNDO


Alice Scott Pierce, diecisiete años, nací el siete de abril, es decir, hoy es mi cumpleaños, y por la noche ya cumpliré los dieciocho. Pero mientras aquí estoy, en esta “cárcel” aburrida, como desde que tengo uso de razón, solo que antes era divertido, solo jugábamos…

-¡Alice! ¡Primita!

Mi prima, Marina, venia corriendo hacia mi, parecía que iba a 200 kilómetros hora, como si estuviese huyendo de alguien. Marina tiene dos años mas que yo, aun así solo va un curso mas adelantada que yo, repitió primero.

-¿Que pasa? ¿Ya esta otra vez persiguiéndote Alex?

Alex es un chico de su clase, loco e hipnotizado por la belleza de mi prima, cosa que parece que yo no herede de la familia.

-¡No! No le nombres, que ese sale de la oscuridad. ¿Y ahora que pasa? ¿Ya no puedo venir a saludar a mi primita o que?
-Nunca lo habías hecho antes, así que no.
-Vale, vale, ya voy al grano…

Rodeó mi mesa, al final del aula, donde siempre me siento, desde que empecé secundaria, y me abrazó por detrás, plantándome un dulce beso en la mejilla.

-Venga va, dime ya lo que quieres o lárgate a tu clase.
Ella se rió.
-Como me conoces primita, solo quería que me prestaras el libro que estáis leyendo en clase de literatura.

Compartimos la misma profesora de literatura, y nuestra profesora tenia una extraña afición por los libros del mismo autor, así que nos ponía en todos los cursos el mismo libro.

-¿Ya te lo has dejado en casa?
-Si bueno… ¿Me lo prestas?
-Vale, pero déjame ya.
-Gracias prima.

Mi prima me dio otro beso y un abrazo, yo pase de ella cogiendo el libro de mi mochila.

-Pero recuerda devolvérmelo luego, que a tercera hora yo también lo necesito.
-Si, si, ¡hasta luego!

Marina cogió el libro de mis manos y se fue corriendo. Al salir por la puerta, ví corriendo detrás de ella a Alex. Parece una lapa, siempre detrás de ella, ya me parecía raro que no hubiese entrado en clase con ella.

El resto del día paso lentamente, para mejorarlo (o empeorarlo…) Marina no se acordó de devolverme el libro, así que la profesora me echo la bronca y me quede castigada, hoy, que es mi cumpleaños, bonito cumpleaños, en vez de tantos problemas, ¿Por qué no aparece alguien diciéndome “Feliz cumpleaños Alice”? ¿Eso es pedir tanto?

Sonó el timbre que señalaba el final de las clases, y hoy, el principio de mi castigo. Me dirigía a la biblioteca por las escaleras que subían al tercer piso del instituto, cuando me encontré con Ann, mi mejor amiga. Desgraciadamente íbamos a clases diferentes, aunque en el mismo curso, si es que nunca me saldrá nada bien, ¿verdad?

-¡Alice! ¡Feliz cumpleaños!

Ann no se dio cuenta de que estaba gritando desde el piso de arriba, y todas las personas que habían en la escalera se quedaron mirándonos.

-Ann, por favor, no chilles.
-¡Oye, encima que te felicito en tu día!
-Ah, ¿que es tu cumpleaños?

Ví como se le ponían los ojos como platos a Ann, y me espere lo peor, bueno, creo que hoy no podía pasar nada peor ya así que me gire y mire quien había dicho eso ultimo. -¡Dios mío! Lo llego a saber y hoy me peinaba mejor!- Eso fue lo único que se me paso por la cabeza al ver acercándose hacia mi a Neel.

-Eeeeh… S-s-si.

Me que de piedra, como una boba, me entro la risa tonta, se notaba que estaba nerviosa.

-Felicidades pues.

Me sonrió, la sonrisa mas bonita que he visto jamás. Note como estaba apunto de desmayarse, pero en ese momento note la mano de mi amiga cociéndome del brazo.

-¿Te encuentras bien?.- Me pregunto Ann.
-Si, si… Yo me he de ir… esto… estoy castigada con la profesora de literatura…
-¡¿La Víbora?!.- Dijo, sorprendido, Neel.
-Si…

Ann se echo a reír, pensé que se iba a partir en dos si seguía riéndose de tal manera.

-La víbora dice, que bueno.- Medio minuto después consiguió tranquilizarse, note como Neel le miraba como su fuese loca.- Vaya, que lastima, pues te iba a decir de ir al karaoke, como es tu cumpleaños…

-Ann, gracias, pero lo sient…
-Podemos ir después del castigo.- Me corto Neel mientras estaba disculpándome con Ann.
-¿Podemos?.- Dije yo, sin saber a que se refería exactamente.
-Si, Ann, tu y yo.- Recé para que Neel no se diese cuanta de lo roja que me llegue a poner, pero al parecer Ann si que se dio cuenta.- Yo también estoy castigado, así que tendremos que quedar para mas tarde.
-Yo, pero, es que…
-¡Genial!-Ann, otra que no me dejaba acabar las frases.- Entonces quedamos a las siete delante del karaoke.
-De acuerdo, hasta luego.
Vi alejarse a mi mejor amiga, quedándonos solos en medio del solitario pasillo, todos los alumnos ya estaban en casa o en sus clubs correspondientes.
- Yo.. Pero…
-Va venga, no te preocupes, es tu cumpleaños, tendremos que pasárnoslo bien, ¿No es así? Vamos que nos estará esperando la víbora. ¡A no ser que quieras que se enfade mas con nosotros y nos quedamos sin karaoke!
-¡Nunca! Quiero decir… Si, vamos.

Neel me mostró otra de sus bellas sonrisas y me alargo su mano, indicándome que le cogiese. Yo hice lo que me pedía. -Que suave…- Me hubiese gustado no soltarle nunca de la mano, estar así por siempre, junto a el. Su voz me despertó de mi sueño.

-¿Me escuchas? ¿Sigues viva?
-Si, si, lo siento…
- Te preguntaba que que canción te gustaría cantar hoy en el karaoke.

Estuvimos hablando de música hasta llegar a la biblioteca, cogidos de la mano. Al abrir la puerta la profesora, alias víbora como le llamaba Neel, nos castigo diez minutos mas, pero no me importo, estaba con Neel.



Estuvimos casi dos horas organizando los libros en la biblioteca, ordenándolos por tema, luego alfabéticamente y después también, yo creo que mas bien solo para molestarnos, por tamaños. Al fin salimos de esa cárcel y Neel se ofreció a acompañarme hasta casa. Ya podéis imaginaros que fue un día genial, genial hasta que cruce la puerta de casa.

Al entrar me encontré con todos los “guais” del instituto. Y, como no, la mas popular, que era mi prima Marina. Habían montado una gran fiesta, llena de música, globos, confeti y bebidas, solo para mi prima. Ya me podía haber imaginado algo así sabiendo que nuestros cumpleaños eran el mismo día, y además, estaba Alex en la puerta, mirando por la ventana intentando ver a Marina. Aunque eso no era nada inusual.

-¡Mirad quien ha llegado! ¡Si es mi primita preferida!- Dijo mi prima al verme cruzar por la puerta.- Feliz cumpleaños.
-Gracias, feliz cumpleaños a ti también Marina.

Marina desde siempre había sido la popular, yo solo soy la vulgar, la prima de la famosa, nada mas. Nadie se fijaba en mi, así que nadie mas me felicito.

-¿Dónde estabas que no estas en la fiesta de tu prima?
-No me invitaste…
-¿Ah no?
-No… aun así, ya tengo planes, gracias, y estaba castigada, porque alguien, no se quien, no me devolvió un libro a tiempo.

No me pareció que se diese por aludida.

-Oh vaya, que mala suerte, la próxima vez avísame y te ayudo a hacer que esa persona te devuelva el libro.

Ella sola confirmo mi sospecha.

-Si… gracias…

Me dirigía a mi habitación a dejar mis cosas cuando mi prima me volvió a llamar.

-Por cierto Alice, el libro de antes, esta en mi habitación, dentro de mi mochila, lo puedes coger si quieres.

Subí las escaleras y llegue al segundo piso, un pasillo que parecía no tener fin se descubrió delante de mi. Camine por el hasta llegar a la habitación de Marina. Todas las paredes eran de color rosa, y los armarios, las estanterías, incluso el marco de las ventanas, todo, era rosa. Menos las cortinas, que eran blancas. No se como le gustaba tanto el rosa, yo lo odio.

Me acerque a su mochila, rosa, que estaba encima de su cama de matrimonio, rosa también. Casi estaba tan camuflada con tanto rosa. Rescate mi libro de su horrenda mochila y me fui a mi habitación. Si, ¿te lo imaginas, no? Al final del pasillo.

Al llegar entre en ella, deje mis cosas sobre el escritorio y cogi ropa limpia y una toalla. Me quite el uniforme del instituto, me envolví con la toalla y me fui a duchar. Después de una hora duchándome e intentando hacer algo con mi pelo y de desordenar la habitación poniendo miles de conjuntos intentando decidir cual ponerme, me di cuenta de que aun me quedaba otra hora para ir al karaoke. Estaba cerca, así que decidí tumbarme un rato. Me tire en mi cama, que, a diferencia de mi prima, aparte del color, en mi cama solo cabía una persona y da gracias.

Me acomode y, en cuanto cerré los ojos, me encontré en un descampado lleno de césped verde. Todo era verde, no habían árboles ni flores, solo el césped, y yo me encontraba en medio de todo aquello, sin mas. Mire a todos los lados, pero no encontré nada mas. decidí avanzar un poco mas, en busca de algo aparte de césped. Al final me encontré lo que parecía ser una casita de montaña, de estas de madera con porche, era de dos pisos. Una escalerita de madera llevaba al porche, donde habían dos bancos, también de madera. En la parte delantera habían dos ventanas, y la puerta en le medio, entre ellas. En el piso de arriba se podía ver un pequeño balcón. Me gusto la casa.

De pronto, escuche ruido en el interior de la casa, me asuste y me aleje de ella. Me tropecé con una piedra que sobresalía del césped y caí al suelo. En ese momento escuche una musiquita, parecía venir de lejos… Tarde en darme cuenta de que era mi móvil. Me incorpore sobresaltada y conteste.

-¿Quién?.- Pregunte asustada.
-¡Alice!¿Pero donde estas?

Me alivie al escuchar la voz de mi amiga Ann. Mire el reloj que llevaba en mi muñeca. Era negro y rojo y en la esfera se podía ver la carita de un gato. Me lo regalo Ann por mi anterior cumpleaños.

-¡Ann! ¡Pero que susto me has dado! Lo siento, ahora voy hacia allí.
-¡No me digas que si quiera has salido de casa!
-No te lo diré… enseguida voy.
-Rápido, que ya ha llegado Neel, solo faltas tu.

Neel… es verdad… hoy vamos los tres al karaoke. Colgué el teléfono y me levante de la cama. Me di cuenta de que volvía a estar en mi habitación. Mire a mi alrededor y parecía que todo estaba normal -¿Un sueño?- . Se escuchaba la música y los gritos de los invitados de mi prima en el comedor. Yo me di los últimos toques y baje corriendo las escaleras.

-¡Ey Alice! ¿A dónde vas con esas prisas? Alice, tienes el pantalones lleno de césped. ¿Dónde has estado?

Era Marina, no le conteste, si quiera le escuche, tenia cosas mas importantes que hacer. Cerré la puerta de un portazo y me fui medio andando medio corriendo al karaoke.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Hola a todos.

Nuevo blog. Este para publicar las historias y demas cosas que escriba y eso xD

Seguire publicando entradas en mi blog personal (Tensy-chan blog) pero en este solo pondre las historias.

Tengo dos relatos k podre publicar enseguida y tb estoy ahora metida con una historia k ire publicando poco a poco, a medida k vaya escribiendo nuevos capitulos, k d momento solo tengo dos. Espero k os gusten mis historias y k comenteis ^^

Os dejo, apartir de aki, empieza la vida de mi blog de historias.